Etiquetas

martes, 3 de febrero de 2015

9 principios para determinar mejor los precios





Una interrogante común a todo emprendedor o trabajador autónomo es cómo ponerle precio a su trabajo de la mejor manera.  Tal vez te haya pasado que al decidirte por la cantidad que le cobrarás a tus clientes, primero dudas mucho y cuando finalmente te decides, en seguida comienzas cuestionarte si no fue demasiado poco o demasiado caro. Esto no es de extrañar, determinar el precio adecuado de nuestros servicios o productos es uno de los mayores retos a los que se enfrenta cada emprendedor.

Es evidente que no existe ninguna fórmula mágica universal para poner precios, cada profesional y cada negocio es único, así como los servicios o productos que ofrecen, e igualmente único será el precio por el que cada uno esté dispuesto a vender dichos productos o “know-how”. Sin embargo, existen ciertos principios generales que es importante tener en cuenta y los cuales hemos resumido en estos 9 puntos:

1. Establece los precios conforme a la calidad de tus servicios, no según la cantidad de trabajo que hayas realizado.
Un error sorprendentemente común entre los emprendedores novatos, es tratar de hacer mucho trabajo por un bajo precio pensando que esto les dará ventaja frente a su competencia.  En vez de ello, mejor concéntrate en hacer un trabajo  de calidad con un alto valor añadido que le brinde beneficios reales a tu cliente, que le ayude a mejorar su negocio, ingresos, etc. Esto te aventajará más sobre tu competencia y te permitirá cobrar más.

2. La cantidad que cobres por tus servicios debe cubrir todos los costos incluida la ganancia.
Este principio puede parecer evidente y trivial, pero es muy común que una gran cantidad de emprendedores que nunca antes trabajaron "por su cuenta" olviden considerar la ganancia neta. También asegúrate de que mantengas una reserva para gastos imprevistos.

3. Actualiza tus precios con regularidad.
¿Cobras por tus servicios la misma cantidad que el año pasado? Ten cuidado pues mientras más tiempo pase sin que cambies tus precios, mayor será el riesgo de que te quedes en desventaja con respecto a tu competencia. Además, recuerda que cada año también tienes un año más de experiencia y mejores resultados para tus clientes…

4. No establezcas precios fijos si no conoces el alcance total del trabajo.
Para poder establecer un precio adecuadamente, es indispensable conocer cuál será la complejidad y alcance del trabajo por hacer. El trabajo extra es común a la gran mayoría de los proyectos, por lo que es conveniente que lo tengas en cuenta y de preferencia ya desde el contrato.

5. Recuerda que la electricidad se paga con dinero.
Los nuevos emprendedores a menudo reciben ofertas de clientes potenciales con base en algún tipo de cooperación de trueque;  en algunos casos esto te puede traer beneficios sobre todo cuando estás comenzando y necesitas buena publicidad u otro servicio sin deber invertir grandes sumas de dinero. Sin embargo nunca pierdas de vista que las cuentas de la electricidad o la renta solo se pagan con dinero.

6. Mantente informado sobre los precios de tu competencia.
Tus precios no tienen por qué guiarse según los precios de tus competidores, sin embargo es un hecho que la información vale oro y a menudo puede darte inspiración e ideas valiosas.

7. Si planeas ofrecer paquetes de precios, piensa con cuidado en bajo qué condiciones.
Los paquetes de precios pueden atraer a clientes potenciales que todavía están dudando en la selección de sus proveedores. Los paquetes de precios deben ser ventajosos principalmente para ti, por ello ten cuidado al hacerlos y considera bien las ventajas y desventajas.

8. Establece en los contratos penalizaciones por retraso en el pago.
Todas las empresas de renombre cuentan con la cláusula de sanciones en caso de retrasos en los pagos. Tanto si eres trabajador autónomo  como si cuentas con empleados, recuerda que tú eres el dueño de tu propio negocio y cualquier retraso en tus ingresos te implica un riesgo y como tal da el derecho a una indemnización.

Si cobras por proyecto, llevar un registro y seguimiento de tu tiempo (time tracking) te ayudará a establecer el precio de proyectos similares de manera mucho más precisa y basada en la experiencia. Si trabajas por hora y tienes distintos precios según el tipo de trabajo que realizas, registrar cuánto tiempo inviertes en cada uno de ellos te ayudará a automatizar y a la vez precisar el cobro. Además obtendrás información fidedigna para mostrarle a tus clientes sobre el por qué del precio que les estás dando.


Hay múltiples maneras de realizar el registro de tu tiempo, puedes utilizar por ejemplo los clásicos lápiz y papel o las tablas de Excel. Sin embargo, existen aplicaciones gratuitas especialmente diseñadas para facilitar este proceso como es el caso de primaERP, la cual además de hacer el registro del tiempos, tiene un sistema para creación y gestión automática de facturas basadas en dichos registros. 

Te la recomiendo ampliamente y si te interesa saber un poco más sobre cómo funciona, puedes leer nuestro artículo "Cómo poner precios precisos con BILLING".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada